POLÍTICA

Cantabristas inaugura su nueva sede en el centro de Santander con una celebración multitudinaria

Nueva sede de Cantabristas
Nueva sede de Cantabristas

Cantabristas inauguró el viernes su nueva sede en el centro de Santander (C/ Guevara 21) con una celebración multitudinaria a la que asistieron más de un centenar de personas, que se acercaron a conocer el espacio y a apoyar el proyecto. La joven formación política hizo una auténtica exhibición de fuerza y de su crecimiento, que refleja, tal y como manifestaron allí los portavoces del partido, “la voluntad firme de Cantabristas de intentar generar un proyecto político cántabro que tenga relevancia electoral”.

Además, recalcaron que “este importante paso demuestra que es posible avanzar y crecer como proyecto por y desde Cantabria, sin tutelas, recetas mágicas ni liderazgos impulsados desde Madrid”. Guevara 21, en pleno centro de la capital, es un espacio “diferente y ajallaízu”, fruto “del esfuerzo y el trabajo” de todas las personas que componen la organización política.

Desde esta sede, Cantabristas desarrollará su actividad cotidiana y abrirá las puertas para “acercar el proyecto a toda la población” y demostrar que “en Cantabria somos capaces de construir la alternativa que necesitamos para proponer un nuevo modelo de desarrollo para nuestra comunidad que cambie la inercia del hormigón, la turistificación, la precariedad y la emigración”. 

El notable crecimiento e impacto de Cantabristas en las redes sociales, que en menos de cuatro años ha conseguido posicionar al partido virtualmente al nivel del resto de formaciones políticas cántabras, se traslada ahora a la calle, con una sede que simboliza la consolidación del proyecto cantabrista en el escenario político cántabro.

Y es que Cantabristas es un partido que se financia exclusivamente con las aportaciones de sus afiliados y afiliadas, “para que sus líneas, posicionamientos y principios políticos no dependan de ningún banco ni corporación”. Por eso, su paulatino desarrollo cobra mayor importancia, ya que no está sostenido por ninguna estructura organizativa de ámbito estatal y solo se debe “a lo que se trabaja y decide en Cantabria”.