CORONAVIRUS

Cantabria no exigirá registro de clientes a los bares y el consejero de Sanidad pide "no criminalizar a los jóvenes"

El Gobierno ultima la orden con las restricciones para evitar brotes, que "previsiblemente" se publicará mañana.

Terraza-de-Torrelavega
Terraza-de-Torrelavega

El Gobierno de Cantabria ultima las restricciones para tratar de evitar rebrotes de coronavirus y que previsiblemente se conocerán mañana, viernes. Entre las previstas, figura el registro de clientes a determinados establecimientos, como peluquerías, restaurantes u hoteles, y que no se exigirá por ahora a bares aunque sí se recomendará a estos y otros locales públicos "que vayan pensando" medidas para tener controlados los accesos y poder localizar contactos ante un foco.

Lo ha señalado así el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, a preguntas de los periodistas sobre la modificación de la orden por la que se levantó el estado de alarma en la región para prevenir y controlar brotes, como los registrados los últimos fines de semana, uno de ellos entre un grupo de jóvenes reunidos para una celebración en una casa particular en Campoo de Suso.

Ahora bien, el responsable del departamento ha considerado que "no podemos criminalizar a los jóvenes" ante los rebrotes. "No me gustaría que se focalizase la atención solamente en los jóvenes, porque aquí somos responsables todos, de mantener la distancia de seguridad y de usar la mascarilla", ha expresado. Rodríguez ha admitido que "uno" de los brotes sí se ha registrado entre este colectivo, en la citada fiesta privada, y también ha habido "algún otro caso" pero que, "por suerte", ha sido en encuentros al aire libre, lo que ha evitado que se produzca un foco, ya que la transmisión del virus es "mucho más fácil" en espacios cerrados. "No podemos criminalizar a los jóvenes", ha insistido el consejero, para remarcar que "tenemos que ser responsables todos. También tenemos casos en adultos y no criminalizamos a los adultos", ha remachado.

REGISTRO DE CLIENTES

En cuanto a la modificación de la orden del 18 de junio con la que se levantó el estado de alarma en Cantabria para incluir nuevas restricciones para evitar rebrotes, el titular de Sanidad ha indicado que el Ejecutivo trabaja en la resolución y es "previsible" que se publique este viernes, 24 de julio.

Entre las medidas que contemplará "seguro" figura el registro de clientes a determinados locales públicos para poder facilitar a los rastreadores del COVID la localización de las personas que hayan pasado por ese establecimiento si surge un foco. Se implantará en establecimientos donde hay un contacto estrecho entre trabajadores y usuarios del servicio, como peluquerías, y también en otros donde ya se viene realizando -o debería hacerse- esta práctica, como hoteles y lugares de restauración, al hacer la reserva o solicitar cita previa.

Tras aclarar que no es un registro para Sanidad, sino del propio local y que Salud Pública solo usará si es necesario ponerse en contacto, Rodríguez ha matizado que a los bares "de momento" no se exigirá este extremo, aunque sí se recomendará a "todos" los locales públicos que "vayan pensando en establecer medidas" para tener esos registros. "No va a ser una exigencia mañana, pero sí recomendamos que en el futuro vayan pensando en cómo establecer un registro de clientes porque mientras el Covid siga existiendo y no tengamos una vacuna, la única medida eficaz que tenemos para cortar los brotes es ponernos en contacto inmediato con todos los casos posibles que hayan estado en contacto con el foco inicial", ha explicado. "Y eso solamente lo podemos hacer si tenemos, por lo menos, teléfonos y nombres para poder localizar a esas personas", ha agregado el responsable de Sanidad, antes de señalar que la "experiencia" de los rastreadores del COVID ha demostrado que "a veces" tienen "muchas dificultades" para localizar personas que han estado en un determinado sitio público.

Otra de las medidas que contemplará la nueva orden es la reducción del tamaño de los grupos, hasta un máximo de 15 personas, que es la cifra que se está "barajando" y que adelantó ayer el vicepresidente y portavoz del Gobierno, Pablo Zuloaga. El consejero de Sanidad ha hecho estas declaraciones a los medios con motivo de una reunión con la delegada del Gobierno en Cantabria, Ainoa Quiñones.