MUSEOS

Diez empresas interesadas en su construcción del MUPAC visitan su nuevo emplazamiento

Infografía del nuevo MUPAC
Infografía del nuevo MUPAC

Una decena de empresas interesadas en ejecutar la obra del Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) han visitado este lunes, junto al vicepresidente regional y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, y los arquitectos rectadores del proyecto, del estudio Mendoza y Partida, el solar de Puertochico en el que se levantará el edificio y en el que se prevé que se inicien las obras a principios de 2023.

Durante la visita las compañías interesadas han recorrido el solar y han planteado cuestiones a los arquitectos, que han detallado aspectos técnicos del proyecto, calificado de "complejo", y que localiza el nuevo museo en la zona sur, más próxima al mar, con acceso en cota cero y dos plantas subterráneas para archivo y aparcamiento. Zuloaga ha considerado una "muy buena noticia" el interés mostrado por las empresas en relación a este proyecto.

De hecho, ha precisado que aunque han sido diez las empresas que han participado en la visita de este lunes, son un total de 23 las que han mostrado interés por el proyecto y que se han descargado toda la documentación del mismo. Entre esas 23, están, según ha detallado, "todas las principales empresas constructoras son de Cantabria" y también de España.

De hecho, cree que, seguramente, la "envergadura" del proyecto permitirá ver "la conjunción de empresas nacionales y autonómicas en Uniones Temporales de Empresas" para complementar las ofertas, aunque para confirmarlo habrá que esperar a que el 4 de noviembre se cierre el plazo para presentarlas.

A la vista del interés mostrado por las empresas, Zuloaga cree que "todo apunta" -y confía en ello- en que sean varias las que finalmente presenten ofertas para llevar a cabo la edificación del edificio, un proyecto licitado en 52 millones de euros.

"Ahora las empresas tienen este tiempo de licitación para medir ese presupuesto, para presentar sus mejores ofertas en un edificio que se caracteriza por lo espléndido en lo arquitectónico y por lo útil", ha explicado Zuloaga, que ha recordado que el edificio, además del museo, acogerá algunas dependencias del Gobierno regional -y a unos 300 empleados públicos-, lo que permitirá liberar del pago de varios alquileres que se pagan ahora.

En cuanto al presupuesto del proyecto del MUPAC, Zuloaga ha asegurado que está ajustado a la realidad actual y a la "incertidumbre" de precios debido a la inflación, que está provocando un incremento en el coste de algunos materiales. Como muestra de ello, Zuloaga ha explicado que en el concurso de ideas celebrado para elegir el diseño del nuevo edificio, y que ganó Mendoza y Partida, fijaba inicialmente el techo en 45 millones.

Sin embargo, Zuloaga ha explicado que finalmente se licitó en 52 por dos razones: en primer lugar porque se aumentó el ámbito de urbanización previsto en el proyecto para que el edificio encajase mejor en la trama urbana donde se va a ubicar -lo que supone 800.000 euros más- y cinco millones más como previsión de "incertidumbre del coste de los materiales", como el acero. "El proyecto es reciente, el proyecto se ha revisado hasta el último momento para que la oferta sea vigente en los tiempos en los que estamos", ha explicado Zuloaga.

Y en cuanto a los plazos, el vicepresidente regional y consejero cree que que se puede cumplir el objetivo de adjudicarla este mismo año para que en 2023 "por fin" las obras estén en marcha y lograr una sede definitiva para el MUPAC con la que acabar "con 100 años de cambios de ubicación".

De forma previa al inicio de la edificación en sí, ha detallado que tendrán que llevarse a cabo tres actuaciones más modestas pero que se precisan. Una de ellas es la desviación de una bóveda de saneamiento, ya que en estos momentos hay un colector que atraviesa las parcelas del Gobierno donde se va a ejecutar el MUPAC, algo que hay que corregir; otra es el desvío de infraestructuras de media tensión, y la otra es la retirada, recuperación y reubicación de los murales cerámicos de Casimiro Sainz.

Según ha explicado Zuloaga, las tres actuaciones ya están licitados y ha concluido el plazo de presentación de ofertas, con lo que se espera que en "las próximas semanas" ya se inicien estos trabajos previos a la edificación. Por otra parte, el gran vaciado de la parcela para poder excavar y obtener las dos plazas de sótano que incluye el proyecto "cogerá forma" en el primer trimestre de 2023.

Zuloaga ha recordado que el MUPAC se trata de un "proyecto fundamental" para el futuro de Cantabria, ya que, según está convencido, será "la punta de lanza" de la apuesta por la cultura como motor de progreso económico, asociado a un turismo de calidad y sostenible, y social, con un importante componente investigador y generador de empleo de calidad. El Vicepresidente ha agradecido a las constructoras que han acudido a la convocatoria su interés por este proyecto, que tiene un plazo de ejecución de 30 meses y que actuará sobre una superficie de casi 20.000 metros cuadrados, 12.000 para el museo, y el resto se reparte entre el edifico administrativo y el aparcamiento.

El principal equipamiento cultural de Cantabria llegará tras décadas de intentos de construir un nuevo museo de arqueología, que coloque a la comunidad autónoma a la altura de la riqueza arqueología que posee con diez cuevas Patrimonio de la Humanidad, según ha recordado el vicepresidente, que ha reiterado que "ya no hay marcha atrás" y ha recordado los pasos, trámites y negociaciones que se han sucedido hasta llegar a este momento, con la reciente licitación del proyecto.

Según el proyecto, la planta baja se destinará a servicios como cafetería, tienda y restaurante, y sobre ella se elevan tres plantas para las exposiciones permanentes y temporal con salida a terraza con vistas a la bahía. El edificio administrativo se orientará más hacia la parte norte y contará con siete alturas, aunque ambos se conectarán cada dos plantas. Además, el acceso al aparcamiento se efectuará por la calle Juan de la Cosa esquina con San Vicente de la Barquera, que es el punto más bajo de la parcela.

Los arquitectos han concretado aspectos relacionados con las vías de evacuación, ventilación, canalización del agua e insonorización, entre otras cuestiones, y han puesto el acento en el patio acristalado entre las dos construcciones, que utiliza técnicas bioclimáticas para la iluminación y ventilación natural del interior. Las fachadas son otro de los elementos centrales de este proyecto, con ladrillo visto artesanal, que cubre las necesidades de absorción de la humedad y que "representa los estratos de la tierra por analogía con la arqueología", según han detallado. Además, han puesto el acento en las cubiertas, diseñadas a modo de quinta fachada, ya que serán visibles para los vecinos del entorno, y un par de ellas serán ajardinadas con terrazas, dentro del diálogo que mantiene el nuevo edifico con el contexto urbano.