CULTURA

Cultura con Techo

Torrelavega contará en breve con un espacio cultural instalado en contenedores marítimos en la zona próxima al campus universitario. Una solución que pone fin a años de reivindicación 

Miembros de Cultura Sin Techo en una visita a las antiguas Escuelas de Solvay
Miembros de Cultura Sin Techo en una visita a las antiguas Escuelas de Solvay

Años de reivindicación han dado su fruto. El colectivo Cultura Sin Techo comenzó su reivindicaciones sobre un espacio para la cultura base a comienzos de la anterior legislatura. Su propuesta inicial era rehabilitar las antiguas escuelas de Solvay pero “el Ayuntamiento dijo que no se podía hacer allí porque era inviable, dijeron que el suelo tenía un precio altísimo de remodelación y recuperación” han asegurado varios portavoces de Cultura Sin Techo

Desechada la opción base, colectivo y Ayuntamiento se pusieron a trabajar codo con codo hasta llegar a la opción de los contenedores marítimos. Algo muy utilizado en el norte de Europa, donde han llegado a tener uso de viviendas y oficinas. Los contenedores están ya siendo tratados para que sean térmicos, aislantes, ignífugos y tendrán una correcta sonorización.

“La alternativa a lo de Solvay es funcional y sirve como continente para el contenido que queremos dar” han argumentado en la Asamblea de Cultura Sin Techo de esta semana. Para ellos la reivindicación no se centraba en un solo sitio, sino que buscaba espacios para la cultura, por lo que no ven como un fracaso que al final no sean las Escuelas de Solvay las elegidas para el proyecto.

Los contenedores se ubicarán entre Tanos y Nueva Ciudad, en una finca que está entre la facultas de Fisioterapia, la escuela de Minas y el punto limpio. “El Ayuntamiento ha pedido nuestro participación, y hemos sido participes en cuanto que se nos han consultado las prestaciones y características” ha confirmado desde el colectivo.


Respecto a la coordinación del espacio, aun no esta establecido. Ya que Cultura Sin Techo y Ayuntamiento están reuniéndose para fijar un modelo de organización. Ya que pese a que el espacio es de titularidad municipal están negociando las condiciones de uso, y la participación de los usuarios.

Además de los ya famosos contenedores, también habrá una zona multiusos “en la que se pueden realizar conciertos, obras de teatro, exposiciones, charlas…”