POLÍTICA

“Revilla reina, pero es Díaz Tezanos la que gobierna”

Julio Revuela, secretario general de Podemos, afirma que "vamos a evaluar nuestro pacto con el PRC, y de cara al presupuesto plantearemos nuevas propuestas: más fondos para I+D+i, crear empleo de calidad, más fondos para cuestiones sociales y que educación y sanidad tengan financiación suficiente".

El secretario general de Podemos Cantabria, Julio Revuelta
El secretario general de Podemos Cantabria, Julio Revuelta

La actividad política está a punto de volver a la actualidad de Cantabria. Nuevos presupuestos y casos polémicos de presunta corrupción parecen marcar este comienzo. El secretario general de Podemos, Julio Revuelta, analiza el contexto económico, político y social en el que se encuentra la región y sus ciudadanos, y afirma que un nuevo Gobierno del PP lo único que va a hacer es agravar la crisis.

Se muestra en contra de apoyar unos presupuestos que se gestionen de forma opaca o por personas sobre las que recaen acusaciones e informes que señalan su corrupción, como es el caso de Sodercan y Salvador Blanco, y considera que tanto PSOE como PRC gobiernan para sus propios intereses, y no según lo que necesitan los cántabros.

Se tienen que aprobar los presupuestos, pero el Gobierno sigue sin reaccionar a lo que pide su formación, como el caso Sodercan. ¿Cuál va a ser la postura de Podemos?

Primero vamos a evaluar nuestro pacto con el PRC, cuyos resultados anunciaremos en una semana. En segundo lugar, plantearemos para el presupuesto de 2017 nuestras propuestas, que son lógicas y lo que la gente pide: más fondos para I+D+i y crear empleo de calidad, estable y con buena remuneración; más fondos para cuestiones sociales como la Renta Social Básica o las ayudas a la dependencia; que la educación y la sanidad estén suficientemente financiadas. Es decir, gastos sociales y creación de empleo, eso es básico.

No vamos a votar unos presupuestos en los que no sepamos a dónde va ese dinero

Pero junto a eso transparencia. No vamos a votar unos presupuestos en los que no sepamos a dónde va ese dinero. Lo que nos está pasando ahora es que pedimos información sobre el destino de ese dinero, pero el Gobierno está diciendo que tienen algo que esconder. No es normal que el Parlamento pida una información y no la entreguen, y además se pongan nerviosos, como en el caso de Sodercan. Saben que hay algo en lo que estamos pidiendo. Cuanto más tiramos del hilo más encontramos y menos nos gusta. Lo que pasa en Sodercan es que están intentando tapar todo. Estamos hablando de una empresa de 80 millones de euros en activos. No nos pueden pedir que lo apoyemos sin saber nada de lo que ocurre ahí. Queremos unos buenos presupuestos, y que esos presupuestos los gestione de manera transparente.

El Gobierno lo tiene muy sencillo con nosotros: que nos dé la información y que quien esté relacionado con redes clientelares se aparte. Si lo hacen, ahí nos encontrarán. Si siguen manteniendo sus propios intereses por encima de los de los cántabros no seremos quienes apoyemos la corrupción y la gestión irregular.

¿Cree que el Gobierno de Cantabria está siendo demasiado opaco en estos temas?

Nos preocupa la falta de transparencia de un Gobierno que supuestamente está tramitando para llevar al Parlamento la Ley de Transparencia. Es muy importante no solo que se lo den, sino que se sepa lo que se está haciendo en las consejerías y en las empresas públicas, en qué se gasta, cómo se gasta, de qué manera se deciden los informes técnicos, los informes de evaluación para saber si algo ha funcionado o no, etc.

Y no vemos que le importe nada al Gobierno por ahora. La punta del iceberg es Sodercan, pero hay otros ejemplos. Cuando pedimos información sobre Fraile&Blanco no nos dan la información y vemos preocupados a los consejeros del Gobierno. Dicen que están haciendo políticas para crear empleo y ayudar a los empresarios. Si se analiza el proyecto ‘Profesional Zone’, se han beneficiado tres empresas relacionadas con Fraile&Blanco, no los empresarios de Cantabria.

Las declaraciones son muy buenas, pero cuando vamos a la práctica hay detrás tres, cuatro grupos empresariales que son los que siempre reciben el dinero. Y se ponen nerviosos cuando preguntamos por esto porque no lo deben de estar haciendo muy bien. No deben ni de cumplir con la legalidad, como indica el informe de la Interventora. En lugar de ponerse nerviosos lo que deben hacer es gestionar bien y depurar responsabilidad, porque si no puede que las responsabilidades vayan para arriba.

Nos preocupa la falta de transparencia de un Gobierno que supuestamente está tramitando para llevar al Parlamento la Ley de Transparencia

Y podrían llegar hasta el presidente del Gobierno, que ahora mismo se pone de perfil. Nadie puede ponerse de perfil con la gestión irregular o la corrupción. Lo que le pedimos es transparencia y que se crea las palabras que dice en televisión, y que aplique en su propio Gobierno lo que le exige al PP.

Revilla reina en Cantabria, pero es Díaz Tezanos la que gobierna la región. El PSOE tiene el control de las principales consejerías, e incluso algunas que están en manos del PRC están fraccionadas para que el PSOE tenga peso en ellas.

El Gobierno este año no va a tocar la Renta Social Básica, y ese fue uno de los puntos del acuerdo de investidura con el PRC. ¿Se ha planteado alguna medida a este respecto?

El acuerdo era de investidura, y creemos que el Gobierno tiene cuatro años para cumplirlo. Pero nos preocupa mucho que en el primer año no se haya hecho nada en algo tan urgente. Precisamente donde más urge actuar es donde menos se tiene, y la Renta Social Básica está destinada a gente que no tiene nada. Debería haber sido una de las primeras medidas del Gobierno, y no volver a sus prácticas habituales de regalar dinero a empresas cercanas. Debería preocuparse por la gente, que es la que les ha votado.

Vamos a ser muy críticos. Consideramos que la Renta Social Básica tiene que ampliarse, tiene que mejorarse y dar una cobertura para asegurar que a nadie le falte lo básico para vivir.

Un informe reciente de la Interventora señala que Cantabria podría incumplir el objetivo de déficit. ¿En qué situación puede quedar la región?

Quedará una situación en la que tiene que presentar un plan de ajuste que sufriremos la población. Son las leyes que ha aplicado el PP y que intervienen de facto en las comunidades. Esto es algo que ya hemos denunciado y que podíamos esperar, y que incluso en la Consejería de Economía Sota sabía que podía pasar.

Esperaban un milagro. El Gobierno no ha gestionado nada, no ha cambiado nada, no ha movido ni un papel respecto a la gestión del PP. No han hecho ninguna reforma fiscal progresiva salvo la que Podemos les obligó con el IRPF, para que quien más tiene pague más, y que solo afectó al 3-4% de la población con mayores rentas. El resto no paga ni un euro más de IRPF.

Ahora vemos que hay falta de ingresos, que estaban inflados. Y en los gastos vemos que han vuelto a hacer lo que han hecho siempre PP, PSOE y PRC, que es derivar el gasto hacia las redes clientelares, con las que todos nosotros salimos perdiendo, y con las que unos pocos se meten el dinero en el bolsillo. Lo que tienen que hacer para cumplir el objetivo de déficit que marcan por ley es, por el lado del ingreso, redistribuir la carga fiscal progresivamente y por el lado del gasto, cortar todos esos gastos que son decenas de millones para que de verdad se gasten en la gente, no en unos pocos empresarios relacionados a los partidos de Gobierno.

Ya se conocen los nuevos profesores de Primaria y Secundaria, pero todavía no se saben sus destinos. ¿Ha habido falta de coordinación?

Es falta de previsión y de trabajo. Debería haber estado hecho ya. Al fin y al cabo, estamos hablando de trabajadores y de familias, que tendrán que hacer cambios en sus vidas. Es lógico que los sindicatos, las familias y los alumnos protesten. Esto es algo que la Consejería debería haber cerrado ya antes del verano. Ahora mismo necesita trabajar más en esto, y hacerlo de forma coordinada con los agentes sociales.

Con la LOMCE y la reválida se vuelve a un sistema de hace décadas. No estamos yendo al futuro, sino al pasado

El Gobierno anuncia que recurrirá las reválidas de la LOMCE, pero al menos este año se van a aplicar. ¿Cómo afecta esto a los alumnos?

El consejero empezó bien, siendo más activo. Luego ha tragado o ha relativizado. Nosotros somos muy claros: no hay que aplicarla, hay que derogarla en el Congreso. Y en Cantabria no hay que aplicarla, hay que resistir. No hay que olvidar que las competencias de Educación son regionales.

Con la LOMCE y la reválida se vuelve a un sistema de hace décadas. No estamos yendo al futuro, sino al pasado. Los alumnos no se adaptarán al mundo en el que viven, no se les está preparando para la actualidad, sino para un mundo que ya pasó.

Los jóvenes son los que más abandonan España en busca de trabajo. ¿Cree que en Cantabria se está haciendo lo que se debería para atraer a los jóvenes?

El Gobierno claramente se está centrando en otras cuestiones, no le está dando a la Educación la importancia que debería tener. Hemos descubierto que lo prioritario para el Gobierno es el Racing, Sodercan y mantener a Salvador Blanco cueste lo que cueste, y hacer la gestión que ya hicieron de 2007 a 2011. Hay que recordar cómo acabó en 2011 la valoración del equipo de Gobierno: por los suelos.

Hay que cambiar, no por ellos, sino porque es dañino para la sociedad. La educación tiene que ser básico, porque de ella depende el futuro para dentro de varias décadas. Con un buen sistema educativo viviremos en una sociedad bastante mejor.

Cuatro millones de financiación al Racing, siete millones para una nueva sede del MUPAC. ¿Está el Gobierno invirtiendo en iniciativas que demanda la sociedad?

Al MUPAC hay que darle una solución, pero una buena solución. Hay que fomentar la cultura, desde luego, pero tiene que tener un coste lógico

Lo que está haciendo es invertir en las prioridades de los dos partidos del Gobierno (PSOE y PRC). No lo entendemos, pero lo sospechamos, sobre todo por lo que estamos sabiendo. Y no nos gusta nada lo que vemos. ¿Es prioritario pagar a una empresa privada por contratar publicidad en un equipo de fútbol, por encima del precio de mercado? No lo es. ¿Es prioritario construir un nuevo edificio para aceptar las demandas de las constructoras de más obra pública?

Sí tiene que haber obra pública, pero tiene que haber una necesidad pública. En el caso del MUPAC son siete millones para un edificio nuevo. Me gustaría que el Gobierno pusiera en abierto para todos los cántabros, en su página web, el estudio en el que se comparan los edificios que ya existen con los que se quieren crear, el coste y las características de cada uno. Igual nos llevamos una sorpresa y habría sido más lógico adaptar un edificio vacío. Pero claro, aquí vuelve la lógica de los constructores, que llevan un año pidiendo dinero para ellos. No están pensando en la gente y sí en las redes clientelares.

Al MUPAC hay que darle una solución, pero una buena solución. Hay que fomentar la cultura, desde luego, pero tiene que tener un coste lógico. Si ya tenemos edificios que se pueden adaptar, lo que habrá que hacer es comparar. Creo que es lo que no ha hecho el Gobierno, y si lo ha hecho ha sido de manera opaca, como en el caso del Racing. Nos quejamos de la opacidad con la que se ha gestionado todo.

Luego el Gobierno nos dice que no hay dinero para la Renta Social, para la sanidad, para la dependencia, que es un auténtico drama. ¿Cómo se le puede decir a la gente mayor que si tiene dinero va a tener una vida con más calidad? No se puede decir en una sociedad como la nuestra, y menos si se está pagando a constructores y empresas. Dinero hay, pero tendrán que gestionarlo de manera que se piense en la gente, no en sus intereses de partido.

Podemos quiere recuperar la estructura de círculos y la proximidad a la ciudadanía para este nuevo curso político. ¿Cuáles son los objetivos?

Lo básico es hacer un buen trabajo a nivel institucional con nuestro grupo parlamentario y con nuestra representante en el Congreso. Y luego un trabajo a nivel de calle. Es muy importante tener un pie en la calle y otro en las instituciones. No podemos centrarnos solo en las instituciones, porque corremos el riesgo de ser un partido más y eso hay que evitarlo, y no podemos ser solo calle porque renunciamos al mecanismo institucional que nos permite mejorar la vida de la gente.

El pacto entre Ciudadanos y PP podemos bautizarlo como el pacto de la indignidad. Lo que hace directamente es apuntalar los recortes

Ahora mismo en las instituciones está trabajando bien el grupo parlamentario, pero tenemos que recuperar la vía de la calle. Y para ello utilizamos los círculos, que tenemos que reactivarlos. Estamos con la campaña ‘Reactiva tu Círculo’, con lo que la gente de la sociedad civil se podrá acercar para crecer. Luego vamos a ampliar la capacidad de los círculos, para lo que creamos un área específica de ‘Círculos y extensión’.

También es importante la confluencia, no solo con los partidos políticos. Yo la entiendo como una suma con la sociedad civil y los movimientos. Hay más talento en los movimientos sociales que en los partidos políticos. Las demandas se canalizan a través de ellos, y si de verdad somos una herramienta de la ciudadanía tenemos que trabajar con ellos. Y de cara a 2019 llevarles a las instituciones. Una confluencia que permita a partidos y movimientos estar en las instituciones, no con tres diputados, sino con una mayoría que permita cambiar y no maquillar las políticas.

¿Cómo cree que va a afectar a Cantabria el pacto PP-Ciudadanos si finalmente se forma gobierno?

Vamos a seguir con las noticias de las últimas semanas, que dicen que Cantabria está en récord negativo en inversión del Estado. Vamos a seguir con los recortes, con las mismas políticas que nos han traído a la crisis tal y como la conocemos. Esa crisis de falta de empleo, de incremento de la pobreza, de la desigualdad y emigración para buscar empleo, sobre todo de la gente joven.

El pacto entre Ciudadanos y PP podemos bautizarlo como el pacto de la indignidad. Lo que hace directamente es apuntalar los recortes. Ciudadanos no viene a regenerar, sino a confirmar la gestión del PP.

¿Ve posibles unas terceras elecciones?

Lo que hemos dicho por activa y por pasiva es que hay que formar un gobierno progresista. No formar gobierno porque sí. Llevamos cuatro años con el PP que se podrían llamar la legislatura ominosa. Cuatro años de recortes brutales, con un sufrimiento inmenso de la gente. Y el Gobierno ha estado sordo y ciego porque ha querido. No nos satisface que ahora la salida sea tener gobierno.

Lo que necesitamos es un Gobierno que lo haga bien. Para uno que lo hace mal como el PP de Rajoy casi mejor que no haya gobierno. Lo que proponemos es que el PSOE se decida: si va a permitir el gobierno del PP de los recortes o si prefieren un gobierno progresista. Con esto último podremos entendernos. Apostamos por un Gobierno progresista.