CORONAVIRUS

Cantabria confina los municipios y amplía el confinamiento perimetral hasta el 18 de noviembre

Santander vacía durante el confinamiento
Santander vacía durante el confinamiento

El Boletín Oficial de Cantabria (BOC) ha publicado esta tarde de miércoles el Decreto 6/2020 por el que se prorroga la limitación de entrada y salida de la Comunidad Autónoma y se limita la entrada y salida de los términos municipales en los que los ciudadanos tengan fijada su residencia. De este modo, no solo se hace efectivo el confinamiento municipal anunciado por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, en la rueda de prensa ofrecida durante la mañana, sino que se amplía el plazo del confinamiento perimetral de la Comunidad, que iba a terminar inicialmente el próximo lunes, 9 de noviembre.

En concreto, el documento señala que tanto la prórroga como los nuevos confinamientos estarán activos hasta las 00:00 horas del 18 de noviembre, sin que se descarten nuevas prórrogas o modificaciones.

El Decreto especifica que se restringe la entrada y salida de personas de los términos municipales de Cantabria en los que “tengan fijada su residencia”, salvo para “aquellos desplazamientos, adecuadamente justificados y sin perjuicio de que se permita la movilidad entre municipios colindantes de tránsito habitual para la realización de actividades socio-económicas y deportivas individuales o de actividad física al aire libre”. Asimismo, se permite la circulación en tránsito a través del territorio de la Comunidad Autónoma.

Los desplazamientos justificados que contempla la publicación del BOC son la asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios; el cumplimiento de obligaciones laborales, profesionales, empresariales, institucionales o legales; la asistencia a centros universitarios, docentes y educativos, incluidas las escuelas de educación infantil; el retorno al lugar de residencia habitual o familiar; la asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables; los desplazamiento a entidades financieras y de seguros o estaciones de repostaje en territorios limítrofes; las actuaciones requeridas o urgentes ante los órganos públicos, judiciales o notariales; las renovaciones de permisos y documentación oficial, así como otros trámites administrativos inaplazables; la realización de exámenes o pruebas oficiales inaplazables; por causa de fuerza mayor o situación de necesidad; y cualquier otra actividad de análoga naturaleza debidamente acreditada.

Según detalla el documento, este 4 de noviembre la dirección general de Salud Pública señala que se ha observado una “evolución negativa de la situación epidemiológica” en Cantabria “a pesar de las medidas” tomadas los días 23 y 29 de octubre. “Dado el nivel de alerta existente, esperando que el crecimiento de los indicadores de la presión asistencial se prolongue las próximas semanas aun cuando se desaceleren los indicadores de la evolución epidemiológica y estando ya vigente un amplio conjunto de medidas asociadas al nivel 3, se considera necesario proponer acciones que refuercen y complementen las medidas”, recoge el BOC.

Asimismo, subraya que a los indicadores sanitarios asumidos por todas las comunidades autónomas “se les suma el contexto social”, en concreto el ámbito educativo, en el que esta semana es no lectiva a pesar del intento del Gobierno de suspender las vacaciones (y que ha sido ‘tumbado’ por el TSJC). Como publica el Boletín, estas vacaciones afectan a 120.000 personas “entre quienes es de prever un incremento del número de contactos en el entorno social y el incremento de desplazamientos fuera del lugar de residencia”. Un aumento que, explica, “ya se ha visto asociado anteriormente tanto en agosto como en marzo al aumento de la transmisión de la infección y a la aparición de graves ondas epidémicas”.