CULTURA

La Consejería de Cultura iniciará el expediente para declarar Bien de Carácter Inmaterial a ‘La Vijanera’ y otras mascaradas que se celebran en Cantabria

El rito de disfrazarse con pieles de animales remite a tiempos anteriores al cristianismo
El rito de disfrazarse con pieles de animales remite a tiempos anteriores al cristianismo

La Consejería de Cultura se dispone a iniciar el expediente para declarar Bien de Carácter Inmaterial a ‘La Vijanera’ y demás mascaradas que se celebran en Cantabria. Así lo ha acordado el consejero Ramón Ruiz tras reunirse con dos representantes de la Asociación Cultural Amigos de La Vijanera, César Rodríguez y Enrique Martínez, que se han comprometido a aportar documentación al respecto.

La Consejería ayudará a la citada asociación en la compra de materiales propios de esta fiesta primigenia del carnaval de invierno, que tiene lugar en Silió con una gran repercusión nacional e internacional. La puesta en valor del Centro de Interpretación es otro de los compromisos asumidos por Ramón Ruiz, que pretende impulsar las visitas de los centros escolares para que los alumnos asistan a charlas y talleres organizados por la Asociación de Amigos de La Vijanera. Ambas partes explorarán también la colaboración en la edición de documentos impresos y audiovisuales sobre esta fiesta, que nos entronca con otras comunidades autónomas de la cornisa cantábrica y con otros países europeos que celebran también carnavales de montaña, como Bulgaria.

Preservar la esencia cultural del carnaval de invierno

Los organizadores de La Vijanera han mostrado especial interés en que no se pierda la esencia de la mascarada, preservando los valores culturales y no solo turísticos del carnaval, tal y como se hacía hace un siglo. El rito de disfrazarse con pieles de animales, afirman, remite a tiempos anteriores al cristianismo.

La mascarada de Silió es la de mayor proyección entre las que tienen lugar en Cantabria, pero hay otras que se celebran en Piasca, Polaciones, Los Carabeos o Soba que también verían reconocida su contribución cultural y etnográfica con la declaración de Bien de Carácter Inmaterial que se dispone a tramitar el  Gobierno de Cantabria.