SUCESOS

Un detenido y 14 investigados por vender madera infectada en Cantabria

Falsificaban el origen de la madera de pino que adquirían en zonas infectadas por el nematodo en la provincia de Pontevedra.
Un detenido y 14 investigados pertenecientes a una organización desarticulada por comercializar madera infectada en la provincia de Pontevedra
Un detenido y 14 investigados pertenecientes a una organización desarticulada por comercializar madera infectada en la provincia de Pontevedra

La Guardia Civil ha desarticulado una organización criminal presuntamente liderada por un empresario mayorista del sector de la madera en la provincia de Ourense, que comercializaba ilegalmente madera de pino. Adquiría esta materia en zonas infectadas por el nematodo del pino en el sur de la provincia de Pontevedra, y la vendía en otras provincias y comunidades autónomas del territorio nacional que estaban libres de esta infección fitosanitaria, entre ellas Cantabria.

La primera fase de la denominada 'Operación Bursatil' ha concluido con la detención del principal responsable de la organización y la investigación de otras 14 personas, a las que se les acusa, entre otros, de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente, ha informado el Instituto Armado.

Las investigaciones se iniciaron a principios del verano pasado, cuando la Sección del Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra tuvo conocimiento de que una empresa dedicada al comercio mayorista de madera "estaba comprando gran cantidad de madera de pino", han relatado las mismas fuentes. La actividad se llevaba a cabo en una zona forestal de esta provincia que tenía restringida su comercialización "al tratarse de espacios infectados por el organismo larva del vector (Monochamus gallo provincialis) propagador del nematodo del pino, que provoca graves daños en esta especie vegetal", han abundado.

Con el objetivo de evitar la propagación de esta enfermedad, la administración, en base a la existencia de los positivos detectados de la especie invasora en el territorio gallego, creó una zona profiláctica de contención del citado organismo constituyendo una zona demarcada de 20 kilómetros, paralelos a la frontera portuguesa, "ya que este país es el foco de origen de la infección", han aclarado las mismas fuentes.

A la vez, añade la Benemérita, se prohíbe la salida de madera de esta zona a cualquier lugar del territorio nacional, salvo control oficial y, en cualquier caso, sometiendo el producto a determinadas condiciones de transporte y conservación.

Con la finalidad de verificar y contrastar la información obtenida, por parte del Seprona se establecieron una serie de servicios que se concretaron el mes de agosto de 2018 con un dispositivo de vigilancia discreta en la zona de extracción de madera de pino, y más concretamente en la zona demarcada del municipio de As Neves (Pontevedra), que permitió comprobar como un vehículo articulado compuesto por tracto-camión y semirremolque, efectuaba el transporte de un cargamento de pinos, procedentes del área vigilada, con destino a una empresa procesadora de la provincia de Segovia.

AS NEVES

El responsable del transporte resultó ser un empresario mayorista del sector maderero ubicado en la provincia de Ourense, al que se le atribuye la presunta responsabilidad de la extracción y comercialización de toda la madera de pino en rollo que salía ilegalmente del municipio de As Neves, con destino a varias empresas ubicadas en distintas provincias y comunidades autónomas, no infectadas, del territorio nacional, como Segovia, Burgos y Cantabria, Asturias y Navarra.

El empresario de Ourense que gestionaba la extracción y transporte de la madera tenía autorizaciones para cortar y transportar la madera dentro de la zona demarcada en el municipio de As Neves. Para eludir los posibles controles a los que se podía enfrentar, "diseñó un complejo entramado organizativo con diferentes escalas de participación que él mismo dirigía, auxiliado directamente por una empresa de transportes de la que también es administrador", destaca el Instituto Armado.

Aprovechando que tenía autorizaciones de corta en zonas no demarcadas, se sirvió de ellas para realizar los albaranes de expedición, "haciendo constar en ellos que la madera procedía de zonas no infectadas, normalmente del municipio de Nigrán (por aquel entonces zona sin infectar), pese a que era cortada y cargada en zona infectadas", ha concretado la Benemérita. Estos albaranes se los entregaban a los diversos transportistas que supuestamente eran conocedores de la falsedad que contenían.

REGISTROS

En diciembre del 2018 se entregaron las primeras diligencias en la Fiscalía Provincial de Pontevedra y, bajo la coordinación del fiscal jefe de la Audiencia, que impulsa las actuaciones mediante querella criminal, se siguieron las investigaciones que culminaron el 11 de junio de 2019 con la detención del gerente de la mercantil ourensana, al que se le atribuye la presunta responsabilidad de la extracción, comercialización ilegal y transporte de la madera.

A raíz de su detención y autorizados por el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Ponteareas (Pontevedra), se realizaron varias entradas y registros en los locales sociales que regenta este empresario en la provincia de Ourense, donde se incautó una "importante cantidad de documentación", indica la Guardia Civil.

Del análisis de más de 3.000 documentos de transporte y guías de recepción en las empresas destinatarias, se estima la salida ilegal de 218 transportes con más de 6.000 toneladas de madera de pino de la zona demarcada por el nematodo, desde As Neves a otras zonas del territorio nacional libres de la enfermedad fitosanitaria.

Las investigaciones realizadas en el marco de la 'Operación bursátil', culminaron con el balance provisional de una persona detenida y 14 investigadas como integrantes de una organización, a los que se les acusa de los delitos de organización criminal, estafa, falsedad documental y un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente.

La investigación continúa abierta para concretar la dimensión del entramado organizativo y, a la vez, conocer las "consecuencias lesivas por la posible contaminación que pudo provocar el tránsito de toda la madera infectada a su paso por las provincias hasta ahora no afectadas por esta enfermedad", concluyen las mismas fuentes.