MEDIO AMBIENTE

Ecologistas en Acción denuncia que la ‘uña de gato’ está invadiendo la costa cántabra

La 'uña de gato' o 'hierba de cuchillo' está catalogada como planta invasora en los manuales científicos.

La planta conocida como 'uña de gato'. Foto: Wikipedia
La planta conocida como 'uña de gato'. Foto: Wikipedia

Ecologistas en Acción Cantabria y Colectivo SOS Suances han denunciado este martes que la planta conocida como 'uña de gato' está invadiendo la costa cántabra y si las administraciones municipal y regional "no actúan con rapidez" el problema se irá haciendo "cada vez mayor".

Así, según los ecologistas en "previsible" que en pocos años esta planta ocupe la totalidad de los espacios costeros, eliminando totalmente este tipo de ecosistemas autóctonos y provocando un daño "que costará mucho esfuerzo y muchos años corregir", han advertido en un comunicado.

La 'uña de gato' o 'hierba de cuchillo', Carpobrotus edulis (flor amarilla) o Carpobrotus acinaciformis (flor violeta), está catalogada como planta invasora en los manuales científicos y en los listados manejados por las administraciones. Ambas aparecen como una amenaza de gravedad alta en la Estrategia Regional de Control de Especies Invasoras Exóticas del Gobierno regional.

Está considerada por el Grupo Especialista en Invasiones Biológicas como una de las 20 especies exóticas invasoras más dañinas presentes en España, estando prohibida su introducción en el medio natural.

El problema de la expansión de esta especie es especialmente grave en la costa catalana y en la cornisa cantábrica.

Los ecologistas han advertido que no debe engañar "su agradable aspecto ornamental" con esplendidas floraciones en tamaño y número que predisponen a algunas personas a admitirla en su entorno o a recoger tallos para su trasplante. "No debemos caer en este error frente a esta nociva especie", han insistido.

Originaria de Sudáfrica, es una planta perenne y rastrera, cuyos tallos enraízan fácilmente, y que en esta época primaveral está en plena floración.

Crea tupidas alfombras de un grosor de alrededor de 15 centímetros que impide el desarrollo del resto de las plantas autóctonas en los frágiles ecosistemas costeros, también dañados en algunas zonas por la expansión urbanística y la presión turística. Además de empobrecer los suelos reduciendo los nutrientes y alterando su pH.

Se extiende por arenales, sistemas dunares, acantilados costeros y zonas ajardinadas.

El procedimiento de eliminación ha de ser mecánico con el arrancado de cada ejemplar, no dejando fragmentos que puedan germinar. El uso de herbicida no es recomendable pues afectaría a las especies autóctonas en lugares muy sensibles.

Una de las zonas donde está más extendida de toda la región es en el municipio de Suances, donde se pueden encontrar en el paseo marítimo, en el entorno de la playa de Tagle, la Tablía y sobre todo en la zona del faro y playa de Los Locos, donde se extiende sin control ocupando varias hectáreas de superficie.