LABORAL

Cantabria lidera el descenso del paro en junio

Cantabria bajó en 2.521 personas en junio lo que supone un -6,79% menos que en mayo.

El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Cantabria bajó en 2.521 personas en junio
El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Cantabria bajó en 2.521 personas en junio

El número de parados registrados en las oficinas de empleo en Cantabria bajó en 2.521 personas en junio lo que supone un -6,79% menos que en mayo, la mayor caída por comunidades, en la que el desempleo bajó una media del -2,7%.
Además, Cantabria fue la segunda comunidad donde más descendió el paro en términos interanuales, un -10,75%, con 4.171 parados menos que en junio de 2017, solo por detrás de Navarra y a muy poca distancia (-10,8%). En el conjunto del país se redujo un -5,9%.
De este modo, Cantabria ha registrado 34.620 desempleados en el ecuador del año, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social en funciones consultados por Europa Press.
En España, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) bajó en junio en 89.968 desempleados respecto al mes anterior (-2,8%), su menor descenso en este mes desde 2011.
El volumen total de parados alcanzó a finales de junio la cifra de 3.162.162 desempleados, su nivel más bajo desde diciembre de 2008, ha informado este martes el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Desde los máximos alcanzados en febrero de 2013, el paro se ha reducido en más de 1,9 millones de personas.

SECTORES
En Cantabria, el paro descendió en junio en todos los sectores, sobre todo en servicios (-2.024), seguido por la construcción (-240), industria (-130) y agricultura (-29), además de reducirse en 98 personas el colectivo sin empleo anterior. Con todo, el sector servicios sigue aglutinando a 25.197 desempleados, seguido del colectivo sin empleo anterior (3.130), la construcción (con 3.005 parados), la industria (2.709) y la agricultura (579).
Más de la mitad de las personas apuntadas al paro en Cantabria en el sexto mes del año eran mujeres, 19.181, frente a 15.439 hombres; y 2.319 son menores de 25 años, frente a 32.301 mayores de dicha edad. Entre los mayores de 25 años, son más numerosas las mujeres (18.123 frente a 14.178 hombres), mientras que entre los menores de 25, hay más hombres (1.261 frente a 1.058).

EXTRANJEROS
Del total de parados apuntados a las oficinas del antiguo Inem en junio en Cantabria 3.190 son extranjeros, 262 menos que en mayo, lo que supone una reducción del -7,59%, la tercera mayor por comunidades y superior a la media del -2,2%.
En comparación con igual mes de 2017, el desempleo entre este colectivo se recortó en 240 personas, un -7%, también por encima del conjunto del país donde el descenso fue del -3,6%.
La mayor parte de los extranjeros que buscan trabajo en Cantabria son de países extracomunitarios, 2.191 frente a 999 que proceden de la Unión Europea.
Y el grueso de todos ellos quiere encontrar empleo en el sector servicios (1.999), seguido de la construcción (315), la industria (131), y la agricultura (113). Además, 632 de los inmigrantes parados en la región no han tenido trabajo con anterioridad.

CONTRATOS
En junio se rubricaron en la región 27.523 contratos, 2.250 más que en mayo, lo que se traduce en un crecimiento del 8,9%, el tercero mayor por comunidades y frente al descenso medio del -0,13%. Sin embargo, se firmaron 731 contratos menos que en junio del año pasado, lo que supone un retroceso del -2,6%, un punto superior al del conjunto del país (-1,6%).
De los 27.523 contratos firmados en junio, solo 1.651 fueron indefinidos, 65 más que en mayo (+4,1%) y 125 más que en junio de 2017 (+8,2%). En España los contratos indefinidos se contrajeron un -2,5% en términos mensuales pero se dispararon un 15,9% en el interanual.
Mientras tanto, la contratación temporal aumentó en Cantabria un 9,2% (0,2% de media), con 2.185 contratos más que en mayo, hasta situarse en un total de 25.872. Sin embargo, se firmaron 856 contratos menos que en junio del año pasado, lo que se traduce en un descenso del -3,2%, en línea con la media (-3,1%).