CORONAVIRUS

Los bares y restaurantes de Cantabria cerrarán a las dos de la madrugada

Los establecimientos públicos cerrarán a las dos de la madrugada.
Los establecimientos públicos cerrarán a las dos de la madrugada.

Todos los locales de ocio de Cantabria, como bares y restaurantes, además de otros establecimientos públicos cerrarán a las dos de la madrugada.

La medida, incluida entre las nuevas restricciones de la Consejería de Sanidad para tratar de evitar contagios y rebrotes del coronavirus, entrará en vigor al día de siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), extremo que se prevé este viernes, 24 de julio.

Además, a partir de la jornada siguiente al anuncio también será efectiva la reducción del tamaño de los grupos que se formen en la región, de forma que se podrán juntar como máximo 15 personas -no convivientes- frente a las 25 que pueden hacerlo en la actualidad.

La tercera medida prevista, consistente en el registro de clientes que accedan a determinados establecimientos públicos -peluquerías, centros de estética, hoteles y restaurantes- se aplicará cuando se resuelvan cuestiones legales vinculadas a la protección de datos.

Así lo ha avanzado este viernes Miguel Rodríguez, el consejero de Sanidad, a preguntas de los periodistas sobre la modificación de la orden del 18 de junio por la que se levantó el Estado de Alarma en la Cantabria y que espera que se publique a lo largo del día. Además, Rodríguez ha señalado que, aunque la situación epidemiológica es "buena" en Cantabria, con 68 casos activos este viernes de los que dos están hospitalizados, no hay que "bajar la guardia" ante el virus. Esta medida se ha tomado teniendo en cuenta que en el resto de comunidades autónomas hay muchos brotes relacionados con el ocio nocturno, a pesar de que en la región no ha habido ningún rebrote relacionado con el ocio nocturno.

"Nosotros lo que pretendemos es no llegar a tener ningún brote relacionado con el ocio nocturno y por eso hemos adoptado esa medida", ha explicado, a la par que ha respondido, al ser cuestionado por los medios, que la limitación de horarios de establecimientos no es incompatible con vigilar la práctica del 'botellón'.

El consejero ha apuntado que "no es incompatible que no haya situaciones de grandes grupos en la calle, y mucho más si es bebiendo, con que los locales cierren a una hora". Además, ha recordado la recomendación a bares y locales de ocio -con un aforo del 75% en el interior y del 100% en el exterior en la actualidad en la región- de que vayan implementando medidas para el registro de clientes, que va a ser obligatorio en peluquerías, centros de estética, bares y restaurantes.

Según apunta Rodríguez, los datos que se requerirán serán "mínimos": nombre y teléfono, que, a su juicio, son "suficientes" para localizar a las personas que hayan tenido un contacto estrecho, de "más de quince minutos", con alguien que dé positivo y controlar así un posible foco de COVID-19.