PUENTE VIESGO

El Ciclo de Puente Viesgo repasará técnicas instrumentales aplicadas en la arqueología

Una de las actividades del Ciclo de Prehistoria de Puente Viesgo. Imagen de archivo
Una de las actividades del Ciclo de Prehistoria de Puente Viesgo. Imagen de archivo

El vigésimo noveno Ciclo de Conferencias sobre Prehistoria de Puente Viesgo abordará este miércoles, 7 de agosto, las técnicas instrumentales aplicadas a la arqueología en una conferencia impartida por el prehistoriador Romualdo Seva, en el horario y escenario habituales de las charlas, a las 19:30 horas en el Gran Hotel Balneario.

La conferencia de Seva, 'Proteómica, ocres y otras técnicas instrumentales', está relacionada con su trabajo como técnico superior en la Unidad de Arqueometría de la Universidad de Alicante, que se encarga de caracterizar el patrimonio histórico con métodos científicos y las técnicas instrumentales que se expondrán en el Ciclo de Puente Viesgo.

Romualdo Seva es el sexto ponente invitado este año por la Sociedad de Amigos de las Cuevas del Castillo y sucede a la conferencia impartida por el fotógrafo José Latova, uno de los pioneros de la fotografía arqueológica en España y autor de las imágenes de la exposición itinerante organizada por el Museo Arqueológico de Madrid 'José Latova, 40 años de fotografía arqueológica española'.

Tal y como se precisó en su ponencia, Latova, que ha combinado en su trayectoria profesional su vocación de fotógrafo, espeleólogo y topógrafo, ha documentado la investigación del patrimonio arqueológico de España con más de un millón y medio de imágenes desde el año 1975. El conferenciante destacó la importancia de la fotografía arqueológica porque "la arqueología es de por sí destructiva en el estudio de los yacimientos prehistóricos y es necesaria la documentación de ese trabajo con diarios, planos y fotografías para poder comprenderlo".

LATOVA VALORÓ LA FOTOGRAFÍA ARQUEOLÓGICA

Latova subrayó que "hay una relación fundamental entre imagen e imaginación porque sin imágenes no podríamos imaginar y sin imaginación no seríamos capaces de construir imágenes", por lo que valoró especialmente la labor de "recortar los fragmentos de la realidad para guardarlos y estudiarlos".

"Las cosas son como las representamos y esa forma de representar va cambiando rápidamente con las nuevas tecnologías, lo que nos ayuda a comprender mejor lo que tenemos delante", precisó el ponente, tras repasar el amplio inventario del arte rupestre en España, que en su opinión se inició con el abate Breuil con la publicación que editó sobre las pinturas de Altamira.

José Latova recordó de manera cronológica las distintas aportaciones a este inventario del arte rupestre de España, desde que en el año 1921 la Sociedad Española de Amigos del Arte realizase la primera exposición temática en Madrid, hasta que en 1979 el Ministerio de Cultura decidió organizar la Exposición del Centenario del Descubrimiento de Altamira, que fue visitada por más de cinco millones de personas en distintas ciudades españolas e iberoamericanas.

El conferenciante destacó que poco después de la citada exposición conmemorativa del descubrimiento de Altamira se publicó una recopilación del arte rupestre de la Cornisa Cantábrica, elaborada Federico Bernaldo de Quirós y Victoria Cabrera, hasta que en 1980, en coincidencia con el Simposio sobre el Centenario de Altamira y nuevas excavaciones en la cueva de El Castillo en Puente Viesgo, se planteó ya realizar el Inventario Nacional del Arte Rupestre en España.